CON TRABAJADORES DE LA SALUD SERÁ PROBADA LA VACUNA CONTRA EL COVID EN CHILE

Noticias, Noticias de interés general, Noticias FENASENF

  • Se buscan voluntarios del área salud, que tengan entre 18 y 60 años, y no padezcan ninguna enfermedad crónica.
  • El estudio será doble ciego. La mitad de los voluntarios recibirá la vacuna y la otra mitad un placebo.

En septiembre comenzaría la prueba de la vacuna contra el Covid, en Chile. Esto es posible gracias al convenio que firmó la Universidad Católica con el laboratorio chino Sinovac Biotech, el que permitirá usar la inyección que están desarrollando en la población local. Contará con un financiamiento compartido entre la CPC-Confederación de la Producción y el Comercio, la Pontifica Universidad Católica y el Estado de Chile.

Este inicio de la fase III de las pruebas clínicas en nuestro país, involucrará a más de tres mil voluntarios, que serán reclutados desde los equipos de salud.

Para llevar a cabo dicha fase III de la elaboración de una vacuna, es decir la etapa en donde se evalúa de forma más masiva la seguridad y eficacia en la prevención de la enfermedad, se debe recurrir a un lugar con un brote activo, razón por la que Chile es un sitio apropiado para realizarla. Al respecto, el presidente de Fenasenf, José Luis Espinoza, hizo un llamado a las autoridades a definir concretamente el apoyo que se entregará a los voluntarios que participen de este procedimiento. “Reconocemos que se trata de un proceso importante, histórico para nuestro país estar en la investigación que permitirá al mundo tener una vacuna contra el Covid, sin embargo, no debemos olvidar que esto también implica riesgos. Hacemos un llamado a las autoridades a tomar todos los resguardos necesarios y a definir desde ya prioridad en las atenciones de salud y el apoyo correspondiente, en caso que algún voluntario presentara complicaciones. Sabemos que a través de la vacuna podemos crear la inmunidad que se necesita para la población en general, como ya ha ocurrido con otras patologías. Como Federación estamos a favor del desarrollo de la ciencia en pro de la salud pública mundial, sin embargo, se deben garantizar las condiciones de seguridad para los voluntarios, ya que las personas deben tomar la decisión con la mayor información posible”.

En tanto, la pediatra infectóloga de la Universidad Católica, Marcela Potin indicó al diario La Tercera, que “los estudios clínicos en Chile son revisados por un comité de ética, que incluye a personal de salud, gente de la comunidad, abogados e investigadores. Ellos analizan el protocolo, el documento de consentimiento informado y buscan que se respeten los derechos de los voluntarios, hacen sugerencias y aprueban o rechazan el ensayo”.

Si este proceso resulta exitoso permitiría al país contar con 20 millones de vacunas. Lo que se traduce en la posibilidad de entregar la inyección preventiva a 10 millones de personas, considerando que cada vacuna requiere 2 dosis para alcanzar inmunidad total.