ENFERMERÍA NO ES GRITO Y PLATA

Noticias, Noticias FENASENF

Es el nombre de una agrupación cuya bandera de lucha es el empleo para todos y todas las enfermeras del país y mejores condiciones laborales. Pero más que el nombre de una organización, es la realidad a la que se han debido enfrentar muchos profesionales de la enfermería.

Comenzaron con un gran sueño, vislumbraban un futuro auspicioso, pero al egresar de la carrera de enfermería y titularse se enfrentaron a una realidad distinta a la que imaginaban y la que les prometían en la universidad mientras estudiaban el pregrado.

Ellas son Alejandra Ramírez y Karen Oteíza, enfermeras tituladas, que además, con varios cursos de especialización y capacitación a cuestas no han logrado conseguir un trabajo estable.

Karen, estudió en la Universidad Andrés Bello, se tituló hace más de un año y a la fecha sólo ha conseguido empleos esporádicos. “Me he cuestionado mucho si debí estudiar otra carrera. Se necesitan muchas enfermeras en los hospitales y eso es evidente, sin embargo, no existen los recursos para contratar más profesionales”. Comenta Karen, quien además hace una fuerte crítica al sistema educativo. “Cuando las universidades te ofrecen postular dicen que enfermería tiene un 100% de empleabilidad y eso no es real, muchas universidades ni siquiera cuentan con los campos clínicos necesarios para que sus estudiantes realicen sus aprendizajes prácticos”.

La Historia de Alejandra Ramírez no es muy distinta, se tituló en la Universidad Católica del Maule, hace ya dos años y medio. A la fecha sólo ha conseguido reemplazos en el Hospital de Linares. Dice que postula a todo, pero sin suerte.

Se declara una enamorada de su carrera, pero a pesar de ello no ha dejado de cuestionarse si siguió el camino indicado. “Me he deprimido, ahora estoy más resignada esperando poder encontrar algo. Siempre hago cursos, pero eso no asegura nada. Debería regularse la cantidad de estudiantes que ingresan a la carrera, disminuir los cupos de ingreso, para regular el mercado, porque además han bajado los sueldos, por la gran oferta de enfermeras”.

La realidad de estas dos enfermeras, no es aislada asegura Abigail Cornejo, líder de la Agrupación “Enfermería No es Grito y Plata”.

“Hicimos un estudio que culminamos en julio del 2018, donde detectamos más de mil 200 enfermeros y enfermeras cesantes en todo el país. Estoy segura que esa cifra hoy ha crecido, considerando que existen 48 casas de estudio que dictan la carrera de enfermería y de ellas egresan más de 5 mil profesionales al año”, comenta Abigail, quien junto a otros colegas crearon la organización que lidera con el objetivo de acercar a sus colegas cesantes a las organizaciones más grandes y conseguir beneficios y contactos para ellos y ellas. Fue así como lograron que el Colegio los integre con la cuota mínima de mil pesos. Buscaban denunciar no sólo el alto índice de desempleo, sino también la precariedad de muchos que cuentan con un espacio laboral.

A través de Facebook esta organización hoy cuenta con más de 8 mil seguidores.

Comparte este contenido...Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print