ENFERMERO Y DIRIGENTE EN CHILOÉ : “LAS BARRERAS SANITARIAS HAN APORTADO A MITIGAR EL CONTAGIO”

Noticias, Noticias de interés general, Noticias FENASENF

David Fuller nació hace 31 años en Victoria. Estudió enfermería en la Universidad Arturo Prat (sede Victoria) y se tituló el 2011. “Enfermería siempre estuvo entre en mis opciones. La otra era Derecho. Me decidí porque quedé altiro, y además porque podría estudiar donde vivía, lo que siempre es favorable para una familia en lo económico. Mi hermana mayor -Lisette (40)-, es enfermera, y fue mi primer acercamiento al área”, cuenta.

 

El 2012 mandó su currículum vitae, para trabajar en el Hospital de Castro. Lo llamaron a los pocos días. Comenzó en el Servicio de Medicina y hoy lo hace en Pabellón. “Hice mi internado en Pabellón, y me encantó, por la dinámica que hay. Todos los días ocurre algo distinto y ves casos muy diversos. Eso es muy enriquecedor y entretenido.

 

Su estadía en Chiloé, no sólo le reportó un trabajo en el servicio público: es uno de los fundadores de la ASENF de Castro, creada el 2012. “Fui tesorero hasta principios del 2019. Ahora soy  el Presidente. En esa labor, me toca presidir todas las asambleas y coordinar con la Directiva del Hospital, otros servicios y gremios, relata.

 

¿Por qué decidiste trabajar en Chiloé?

Para vivir tranquilo y con buena calidad de vida. Eso es impagable. Si en Santiago se vive a 200 km por hora, aquí se hace a 2. Uno puede darse mayor tiempo con los pacientes, la comunidad y con las personas en general. Esa tranquilidad, ese tiempo para tener una visión profunda de la realidad que nos compete, también se refleja en la labor sindical que realizamos como ASENF.

 

¿Cómo impactó en tu calidad de vida?

Tengo tiempo para hacer todo lo que quiera fuera de horas de trabajo. Me gusta mucho el  kayak y el montañismo. Lo primero puedo hacerlo en la isla. Para escalar tengo que cruzar al continente, pero es cerca.

 

¿Cómo ves la salud en Chiloé?

Somos el hospital base de la provincia, que concentra la mayor cantidad de especialistas. Aún así, faltan, como en neurocirugía. A los pacientes que deben ser tratados en esa área, los trasladamos al Hospital de Puerto Montt y no es un número pequeño. El hospital tiene que seguir creciendo. Y si bien tiene una buena infraestructura (fue creado hace 15 años), ya quedó chico. Claramente, si hoy se planifica que crezca, en 10 años, eso que se decida hoy será insuficiente, por las demoras en la gestión, dependiente del Estado. La idea es tener pronto un hospital más grande y con mayor dotación de especialistas, mayor capacidad; ya que el hacinamiento es uno de los grandes problemas que tenemos. Se está trabajando para eso.

 

La lejanía de otros centros urbanos importantes ¿Ha complicado tu trabajo en la isla?

Nunca ha sido complicación, porque Castro es una ciudad grande, en la que hay de todo y está rodeada de naturaleza. Como dije anteriormente, hay muchas  cosas por mejorar en cuanto al servicio de atención e infraestructura, pero son más las ventajas que las desventajas que hay.

 

LA PANDEMIA EN LA ISLA GRANDE

¿Cómo se está viviendo la pandemia en la isla y el Hospital de Castro?

Va desfasada de la realidad continental. Como archipiélago hemos tenido 115 casos confirmados, de los cuales hoy la gran mayoría está recuperada; y sólo 6 han requerido hospitalización. Como hospital se han implementado estrategias para estar listo y en espera de las posibles complicaciones que pueda traer esta pandemia y el invierno, ya que no todo es Covid19.

 

 ¿Cómo han impactado las barreras sanitarias?

Han sido un aporte para mitigar el contagio, las 3 que se han establecido regularmente en Chiloé. Han mostrado buenos resultados, pero esto finalmente depende de cada uno y de la forma en cómo te encontró esta pandemia. Con eso me refiero a forma laboral, económica, de salud, familiar, entre otras. Cada cual es dueño se su verdad y por ende enfrentará estos tiempos difíciles de acuerdo a su propia realidad.

 

¿Están las condiciones para atender a una gran cantidad de pacientes si se agrava la situación?

Como profesionales de la salud, estamos preparados para afrontar esta pandemia de la mejor forma posible en post de salvaguardar la salud de nuestro archipiélago y toda la población chilota. En cuanto a infraestructura nos encontramos ocupando todos nuestros espacios posibles, sumado a todo nuestro equipamiento médico. También estamos reestructurando a todo el personal de enfermería y habilitando un servicio especial para pacientes Covid.

 

¿Con cuánta capacidad cuentan para la atención de pacientes críticos?

Tenemos capacidad para 14 pacientes UCI, más extensiones realizables de ser necesario.

 

Es bastante poco si pensamos en un mal escenario ¿Qué pasará si los pacientes críticos superan esa cifra?

Los planes de contingencia ya están armados, hay más contingente de ventiladores mecánicos en caso de ser necesarios y turnos de llamado, si se necesita aumentar el  número de ventiladores.  Si se supera el número de pacientes críticos por sobre la disponibilidad de ventiladores, se deberá decidir quien ocupa una última cama o trasladar a la persona a la red.

 

¿El Hospital Base de Puerto Montt sería el destino?

No, donde hubiesen camas disponibles, que es lo que ocurre siempre acá en Chiloé cuando ocupas tus camas críticas: los pacientes salen donde la red tenga capacidad. Eso es así en toda la red pública, con o sin Covi19.

24 HORAS CON EL PACIENTE

 

¿Qué es lo que más te motiva de la carrera?

Es algo muy básico, y que te enseñan tus profesores desde el primer día: el médico es el que receta y puede operar, por ejemplo; pero quienes están en todo el proceso recuperativo somos los enfermeros y enfermeras. Somos nosotros los que están las 24 horas con ellos.

 

El  número de enfermeros es muy bajo en relación al de enfermeras ¿Por qué crees que ocurre esto?

Creo que básicamente es por desconocimiento o mitos. Sí creo, y sin desmerecer a ninguna colega, es que hay lugares en que un enfermero puede desenvolverse mejor, pero no por algo de conocimientos o capacidad, sino por algo físico.

 

¿Cómo cuáles?

El pabellón es un lugar así, porque a veces tienes que trasladar pacientes de una camilla a otro, moverlos o sostenerle una pierna por media hora, mientras el médico lo revisa. Hay enfermeras que lo hacen muy bien, pero también tengo esta otra perspectiva.

 

¿Qué te llevó al mundo gremial?

Luchar por mejoras para enfermeros y enfermeras; por la carrera y nuestros pacientes. Y estos últimos, son la base de todo lo que nos moviliza: darles una atención de primera calidad.