MARCELA VELÁSQUEZ: “EL CONOCIMIENTO GREMIAL QUE TENGO ES GRACIAS A ESTAR FEDERADA”

Noticias FENASENF, Slides

  • Hace 5 años, Marcela Velásquez Uribe, puertomonttina, optó por ejercer su labor a tiempo completo en el área gremial, con una característica que pocas enfermeras tienen: una doble federación. Desde el 2012 hasta la fecha, es Presidenta del Colegio de Enfermeras de Puerto Montt y desde el 2016, es Presidenta de la ASENF del Hospital de Puerto Montt y Pro Tesorera de FENASENF.

Cambió las matemáticas por Enfermería, y cómo contará en esta entrevista, es la mejor decisión que pudo tomar. “Estudié Bachillerato en Ciencias y Matemáticas en la Universidad Austral. Me fue bien, pero no me imaginé haciendo clases. Me tincaba el área de la salud, así que hablé con una matrona primero, y luego con una enfermera, que fue la que me convenció. Entré a estudiar Enfermería en la Universidad de La Frontera, de donde egresé en 1982”, recuerda.

Comenzó a trabajar en enero de ese mismo año, en el Servicio de Cirugía del Hospital de Puerto  Montt, haciendo reemplazos en la UCI adultos. “Fue una época particular. En ese tiempo comenzaron a agotarse los cupos de enfermeras, y a las que estábamos haciendo reemplazos, recién egresadas, nos pidieron acogernos a un plan de empleo mínimo, que significaba ser contratadas por $16.000: una enfermera contratada ganaba $60.000. Yo me negué rotundamente, porque no soy enfermera de segunda categoría. El médico jefe de Urgencias me respaldó y me contó que buscaban enfermeras en los hospitales de Queilen y de Quellón, Chiloé. Quedé en el primero”.

En la Isla Grande estuvo dos años y allí tuvo a su hija mayor, Gabriela (34) -hoy también enfermera-, nacida de su matrimonio con el también enfermero Eduardo Henríquez, quien falleció hace tres meses. La pareja tuvo otra hija: Viviana (27), quien es ingeniero civil. “Ella siempre reclamaba que los tres hablábamos de salud, enfermeros y hospitales. Y ahora trabaja en el Proyecto Hospital de Puerto Varas”, cuenta sonriendo.

En 37 años de carrera, Marcela suma a sus plazas de trabajo –todas en la capital de la Región de Los Lagos-, al Consultorio Angelmó; el Instituto Teletón; institutos profesionales y la Universidad San Sebastián.

Comenta que uno de los mayores desafíos que ha tenido en su carrera ha sido crear un policlínico de hepatitis. “Armar un policlínico de hepatitis ha sido uno de mis mayores frutos. Reuní información de todas las enfermeras que estaban en ese policlínico y comencé a armar jornadas y cursos de hepatitis a nivel nacional. Empezamos a trabajar con laboratorios médicos que nos pagaban e hicimos 3 encuentros nacionales de enfermeras de hepatitis. Tiempo después, 10 colegas y yo, fuimos contactadas por el MINSAL, para ser las primeras guías clínicas de pacientes con hepatitis B y C. Yo fui la coordinadora”.

 

¿Cómo llegó a FENASENF?

En un congreso nacional me encontré con Magaly Miranda, Presidenta de FENSASENF, quien me propuso la idea de crear una ASENF. Aún cuando yo lo veía a años luz, el 2014 me animé y el 15 de enero de 2015 se formó.

¿Qué ha significado el trabajo gremial en su carrera?

Ha sido un regalo para mi, porque he aprendido que puedes ser enfermera no sólo ayudando a los pacientes, sino apoyando a los colegas. No todos están dispuestos al trabajo sindical. He enfrentado duros momentos en el Hospital de Puerto Montt, por luchar por la enfermería, sin embargo creo que muchos de los logros que se han concretado tienen que ver con la ASENF.  A los 60 años debería jubilar, pero me siento muy vital, con fuerza para luchar. Cuando tienes la convicción que por lo que trabajas es correcto, no das un paso atrás. Creo que todo se ha dado en su justa medida y sólo puedo estar agradecida.

¿Cómo cuáles?

Empoderar a los colegas en lo que es la gestión del cuidado de enfermería, que sepan cual es  el valor de la Subdirección de Gestión y del Cuidado. En relación a los derechos laborales, también hemos dado duras batallas con los asesores legales de la Federación, gracias a la convicción de que nuestros derechos no deben ser vulnerados.

¿Por qué recomienda federarse?

Por múltiples razones. La primera, es que tienes representación nacional frente a los conflictos de nivel local. Por ejemplo, nosotros en Puerto Montt, nos federamos, y al poco tiempo empezó el conflicto por la gestión del cuidado. Tuvimos una compañía permanente de FENASENF. Asimismo, tienes acceso a todos los beneficios de la Federación. Entre ellos, que puedes capacitarte como una gremialista con competencias específicas. Todo el conocimiento que tengo hoy en el área, es gracias a FENASENF, y a estar federada, porque nos permite estar capacitados. Otro tema importante es que participas de las elecciones nacionales con la oportunidad de ser parte del Directorio Nacional. Eso es un tremendo logro porque representas a todos los colegas, de Arica a Punta Arenas, y además, como estás cerca del nivel central, entregas argumentos más profundos a tus colegas frente a una contingencia. Al asociarte a la FENASENF vas conociendo el día a día y puedes conocer a los colegas en lo humano, lo cual es valiosísimo.

¿Un mensaje a las nuevas generaciones?

La enfermería es vocación de servicio y si no estás en esa línea, jamás la vas a valorar como corresponde. Idealmente, tenemos que trabajar en todas las áreas que se nos presenten, para descubrir cual es la más potente para desarrollarla; siempre al lado del que te necesita, del vulnerable.

 

Comparte este contenido...Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print