MARÍA TORO: UNA ENFERMERA EN LA PRESIDENCIA DEL COMITÉ DE ÉTICA

Noticias, Noticias de interés general, Noticias FENASENF

María Toro Fuentes estudió Enfermería Obstetricia en la Pontificia Universidad Católica de Chile entre 1984 y 1989, destacando por desarrollar siempre su oficio en la Unidades de Pacientes Críticos.

Ha trabajado en diversos recintos, como el Hospital Militar, la Clínica Alemana, el Hospital J.J. Aguirre de la Universidad de Chile y hoy lo hace en el Hospital del Tórax, donde es funcionaria hace 19 años y miembro del Comité de Ética del instituto de salud hace 10.

Es precisamente en este último organismo donde acaba de ser nombrada presidenta, convirtiéndose en la primera enfermera que ocupa dicho cargo en su hospital.

¿Qué sintió al ser nombrada Presidenta del CEA de su hospital?

Satisfacción, por contar con el apoyo de todos los integrantes y de la Dirección de mi hospital. Es un reconocimiento a mi trayectoria en el comité, del cual antes fui Secretaria. Además, en un momento en donde nuestra sociedad y nuestro país evoluciona hacia el respeto por la diversidad e igualdad, el que una mujer y enfermera reciba este nombramiento, es un reconocimiento a nuestra profesión y a nuestro género. De a poco se derriban  estereotipos que también afectaban tácitamente a los comités de ética asistencial, ya que antes sólo hombres y médicos, solían ejercer el cargo.

¿Qué hace el comité de ética de un hospital?

El CEA es un órgano interdisciplinario de carácter consultivo, creado de manera obligatoria en todos los hospitales de alta complejidad, experimentales y autogestionados; sin perjuicio que todos los centros de salud de atención cerrada, pública y privada puedan contar con alguno. Su objetivo es analizar y asesorar, a través de un proceso deliberativo, al equipo de salud sobre dilemas éticos que se originan en la atención clínica. Así se procura mejorar la calidad de ésta y  la protección de los derechos de los pacientes. También se asesora a pacientes y directivos en el proceso de toma de decisiones, relativo a aquellos dilemas éticos que se puedan suscitar, como consecuencia de la relación asistencial.  El CEA debe velar por el respeto a la dignidad, autonomía e intimidad de los pacientes, y proponer a los equipos orientaciones de actuación de carácter preventivo, para enfrentar situaciones en las que puedan surgir conflictos éticos, por lo que también tiene un rol educativo.

¿Algún ejemplo concreto?

Aparte de revisar los casos en los que hay conflictos bioéticos, que presentan dudas éticas, como por ejemplo, adecuar el tratamiento de un paciente que no tiene posibilidades de recuperación o decidir si comprar tal o cual medicamento o aceptar la decisión de los pacientes respecto de su terapia, el comité de ética asistencial  hace propuestas de protocolos de manejo clínico con enfoque en el respeto de los derechos de los pacientes.

¿Cuál es la importancia y trascendencia para la enfermería chilena que usted o alguna enfermera ocupe este cargo?

Creo que la  participación de las enfermeras en estos comités debe ser obligada, ya que tenemos a cargo el cuidado de los pacientes y somos partícipes de sus vivencias  de manera continua. En nuestra legislación somos reconocidas como las garantes de sus derechos, lo cual enriquece y diversifica el debate ético, aportando desde lo humano y biosicosocial, más que lo puramente biomédico o legal. Las enfermeras y enfermeros tenemos todas las competencias para presidir estos comités y es muy positivo pertenecer a ellos, ya que nos permite obtener conocimientos y habilidades necesarias para ayudar a los pacientes y compañeros, en la toma de decisiones éticas. Complementariamente se acrecientan los niveles de razonamiento moral, las habilidades de defensa de los pacientes y aumenta la satisfacción profesional.

¿Qué requisitos debe tener quién asume este cargo?

Idealmente, las personas que conforman estos comités deben tener alguna formación en ética asistencial. En lo personal, tengo un Diplomado en Bioética Clínica y otro en Investigación Clínica. En cuanto a habilidades blandas: el respeto, el interés por los derechos de los pacientes, la capacidad de deliberar y de comunicación; son características comunes y deseables en las personas que los integran.

¿Cuál es el desafío para usted como enfermera?

Hacer visible a nuestra profesión también en esta área, porque la práctica del cuidado, con la ética correspondiente, pone su atención en todas las dimensiones de las experiencias de los pacientes, sus familiares y el equipo de salud. También quiero plasmar todo lo que nos transforma en agentes fundamentales a la hora de aportar y fomentar un ambiente propicio para la resolución de conflictos éticos al interior de nuestros hospitales.

La conformación y funciones de los CEA están contemplados en el Decreto 62,  del MINSAL, de octubre de 2012.

 

 

Comparte este contenido...Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print