“ES MUY COMPLEJO DETECTAR LA ENFERMEDAD”

Noticias, Noticias de interés general, Noticias FENASENF

TESTIMONIO ENFERMERA PEDIÁTRICA DE PACIENTES COVID:

Cuando estudié enfermería siempre quise dedicarme a los niños y cuando tuve prácticas en pediatría solo lo reafirmé. Mi nombre es Catalina Paz Flores Lagos y estudié en la Universidad de Los Andes. Egresé en diciembre del 2019 y mi internado intrahospitalario lo hice en el Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna, recinto en el que comencé a trabajar en febrero del 2020. Estaba segura que mi lugar estaba allí.

Mi trabajo consiste en cuidar a mis pacientes y apoyar a su familia holísticamente, de manera integral. Para ser enfermera pediátrica no sólo se requiere de conocimiento teórico y práctico. También se necesitan habilidades blandas para comprender desde un principio el hecho de que el paciente en su vida normal estaría jugando y aprendiendo en su entorno y no encerrado entre 4 paredes. Eso es fundamental. Hay que empatizar con ellos y sus padres, quienes ven a su hijo/a en una situación impensada. Se necesita paciencia  y entregar todos los cuidados con amor. Eso es lo más importante.

La pandemia ha afectado al área pediátrica de una manera distinta. Son pocos los casos Covid de gravedad, pero eso no significa que ha sido fácil. Los síntomas que presentan los niño/as son variados. Muchas veces parece ser un resfriado común y otras tantas hay ausencia de síntomas, lo cual hace muy complejo detectar la enfermedad.

En un principio los niños se hospitalizaban solos, sin un familiar que los acompañara, lo cual los dejaba muy tristes e irritables y a los padres muy complicados emocionalmente. Hoy en día son hospitalizados 24/7 junto a ellos, lo que significa no poder ver al resto de su familia o muchas veces no tener la posibilidad de quedarse en la hospitalización acompañados.

Para mi, lo más difícil de la pandemia es que lo/as niño/as siguen enfermándose de patologías graves como cáncer o enfermedades autoinmunes, lo que psicológicamente es devastador para los padres y sus familias. Duele ver cómo hay personas que no se cuidan y exponen al resto. Es necesario informarse bien sobre los síntomas que alguien padece para asistir a la urgencia,  ya que cada ingreso sobrecarga la red hospitalaria que ya está absolutamente colapsada.

Si bien no podemos cambiar de un día para otro el difícil momento que estamos viviendo, sí podemos ayudar con acciones diarias a que la salida esté más acerca. Y es fundamental agradecer, aferrarse a las cosas positivas que tenemos en nuestras vidas, partiendo por la salud, algo que mis pacientes lamentablemente no tienen.